Viajes por el Mundo
El Blog de Viajes de Luis Yrissarri donde te cuento mis aventuras.

Día 2 – Qué ver en Pekín, visitando la ciudad

4 2.011

Qué ver en Pekín?

Publicidad

Hola amigos, hoy hemos empezado con lo que hay qué ver en Pekín y hoy ha sido un día muy calentito aquí en Pekín, mucho calor, mucha agua (bebiendo) y lo peor es que me he puesto hasta malo de la insolación! A medio día he tenido que irme al hostel a descansar porque tenía hasta fiebre!!! Pero ésto no me va hacer dejar de visitar la ciudad!!! Pekín es muy grande, y no se puede visitar en pocos días, aunque si es cierto que con pocos días ves lo necesario. Aquí te haremos un resumen de qué ver en Pekín en 4 días.

Hoy nos hemos levantado tempranito, desayuno en el hostel y a patear a Tian An Men, hemos tenido una suerte tremenda! La Plaza de Tian An Men estaba casi vacía, pero poco a poco se iba llenando de gente hasta el punto que entrar en el mausoleo de Mao Tse Tung fue imposible, de la nada se había creado una cola gigantesca para entrar!

Plaza de Tian An Men

Después de haber dado una vuelta alrededor de la plaza y ser objeto del punto de mira de objetivos de cámaras de fotos (explico ésto mejor)… Pues después de estar un rato por la plaza Tian An Men, una chica de unos 15-16 años se me acerca y me dice con un gesto con una cámara en mano si le podría hacer una foto, por supuesto, pensé que quería que si le podría hacer una foto a ella y su familia, pero más allá de mi imaginación… ella quería hacérsela conmigo! algo que me resultó sorprendente, ni soy famoso, ni guapo, ni naaaa!!! :p eso sí, tengo mi encanto jejeje. Pues pareció que aquello originó el que a las demás personas que andaban cerca se les quitase la vergüenza y empezara el aluvión de fotografías, después de un par de ellas, no parábamos de preguntarnos por qué demonios querrían hacerse fotos conmigo y con mis amigos, recuerdo algo que decían mis amigos, “chaaaacho te habrán confundido con algún famoso? o cantante??”… flipábamos la verdad, fue gracioso! Ya durante el día seguía ocurriendo pero con toda la normalidad del mundo posábamos, llamábamos a más gente de su círculo y nos hacíamos fotos todos juntos e incluso selfies con todos ellos! Muy guay y muy buena gente!

Todo ésto tiene una explicación, nos decía David, nuestro amigo que vive en Pekín, según nos comenta, dice que el 90% del turismo de China, es turismo interno, y claro, la gran mayoría de ellos nunca han visto un occidental, viven en pueblos en las montañas, en aldeas y se pasan toda la vida reuniendo para poder ver una vez en su vida la capital del país, el mausoleo de Mao Tse Tung y poder visitar la Ciudad Prohibida. Al encontrarse con los occidentales sus reacciones son de sorpresa también, y quieren inmortalizar sus momentos, algo que vimos lógico y por supuesto nos encantó y sorprendió la historia.

Ciudad Prohibida de Pekín

El acceso a la Ciudad Prohibida es fácil, desde la misma plaza Tian An Men, hay que pasar por el pasaje subterráneo que te lleva al otro lado de la carretera, no se puede cruzar al tener vallas a lo largo de la acera, por lo que el acceso subterráneo es necesario, la Ciudad Prohibida se encuentra al norte de Tian An Men, dando a lugar que la entrada esté al sur del complejo.

La entrada cuesta unos 60 Yuanes (8€), y el complejo es gigantésco! Es una maravilla, sus palacios internos, aunque muchos de ellos cerrados al público, y lo majestuoso que es, hacen de la Ciudad Prohibida la visita que hará que merezca la pena viajar a Pekín.

Tras un par de horas caminando, entrando aquí, entrando allá, esquivando los empujones de los chinos, etc… terminamos la visita en la puerta norte, dando origen otro templo en la cima de una pequeña montaña, el parque se llama Jingshan Park o Colina del Carbón.

Jingshan Park o Colina del Carbón

La subida al templo se hace por sus caminitos que encontrarás nada más entrar al parque, las vistas desde arriba de la Ciudad Prohibida y de Pekín hacen que la visita valga muchísimo la pena, intentad olvidar el calor, el cansancio del día! Hay que subir sí o sí!

Después de estas visitas y que nos ocupó gran parte de la mañana y del medio día, decidimos irnos al hostel a refrescarnos por el intenso calor que hacía en Pekín estos días! era bastante agobiante, como ya les dije, cogí hasta fiebre, sentía escalofríos y me estaba empezando a encontrar bastante mal.

Tras el descanso del hostel y como estábamos muy cerca del mercado nocturnos, decidimos irnos a dar una vuelta y cenar algo por la zona.

Mercado Nocturno Wangfujing

El mercado es una sucesión de calles que empiezan desde la avenida principal hasta la calle de Wangfujing, una calle peatonal bastante grande que discurre de norte a sur, dónde están la gran mayoría de las tiendas de ropas, centros comerciales, etc… creo que se iba abrir una Apple Store en esa calle, antes de llegar a esa calle, tienes los típicos puestos de comida que discurren por el lado izquierdo de la calle, ahí puedes comer todo tipo de exquisiteces extrañas, y no es que estén solo de decoración, te encontrarás chicas chinas comiendo estrellas de mar, caballitos de mar, tiburones baby, y mil animales exóticos mientras caminan por la calle. De lo más curioso!!!

Nosotros nos decidimos por unos escorpiones, aunque estaban vivos trinchados en un palo, los rocían de sus polvos mágicos (algunas especies) y los meten en una freidora con aceite más caliente que el mismo sol para hacerlos crujientes. Ruyman y yo nos envalentonamos y elegimos a nuestras víctimas, esos dos pobres iban a ser deborados por dos canariones muertos de hambre. Tras el escorpión y para bajar un poco los pizcos que se te quedan en la boca… nos comimos unos rollitos vegetales que estaban riquísimos, con el accidente de mancharnos a la misma vez Maroh y yo! todo un poema! :p

Una vez sigues caminando y a la derecha es donde está la calle que mencionaba antes, Wangfujing y el mercado real de Wangfujing se encuentra en callejuela pequeñita a la derecha de la misma. Es una pasada, son callejuelas muy estrechas, llenas de puestos de comida, ropa, etc… muy recomendada su visita.

Ya cansados decidimos irnos al hostel a descansar, que mañana tocaba más paseo al calor, con fiebre, pero con muchísima ilusión, esto acababa de empezar y aún nos quedaban 30 días más de viaje! Mañana te enseñaremos qué ver en Pekín en el tercer día de la ruta del transiberiano.

Pero… fue llegar al hostel y a saber por qué mi ojo derecho empezó a picarme, molestarme hasta el punto en el que se me quedó completamente cerrado, no veía casi, dolía algo incluso y estábamos ya algo preocupados! Le dije a Maroh si me podría conseguir algo de hielo, un par de cubitos para ponérmelo en el ojo y bajar un poco la inflamación… pero después de 30-40 minutos llegó vacío… no hay cubitos de hielo por ningún lado!!! madre mía… a ver como amanezco mañana! Aquí les dejo una foto de cómo quedó el ojo :p

NOTA: Este artículo podría contener enlaces de afiliados. ¿Qué quiere decir esto? Que si compras a través de ellos, sin que para ti suponga un encarecimiento del producto o servicio, estás colaborando con el mantenimiento de esta web. Nunca te recomendaremos nada en lo que no confiemos plenamente. Gracias por tu colaboración.

Relacionado

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Responder a Luis de Yrissarri
Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 Comentarios
  1. Maruxaina Ysumochila dice

    Qué ganas tengo de conocer China!!!Muy buena ruta por Pekín,tomo nota!
    Sin duda te pediré consejo cuando haga esa ruta 🙂
    Un saludo!

    1. Luis de Yrissarri dice

      Sí!! China es alucinante! No dudes en preguntar cualquier cosa! 😉 Saludos y gracias por comentar!!!

  2. @lacosmopolilla dice

    Ohhh me encanta el post! Me viene genial porque este año toca Transiberiano! (Bueno, Transmongoliano, acabando en Pekín) así que voy a leer todos tus post con mucha atención, eso sí yo lo voy a hacer al revés, de Moscú a Pekín 🙂 por cierto qué buena pinta los escorpiones, casi tan buena como mala pinta la de tu ojo 😉 pobrecito, pero no te preocupes que yo tb soy un poco pupas cuando voy de viaje, el año pasado, me picó un mosquito en el Algarve y tuve dos días pierna de elefante jajajaja un besote enorme y ya te iré preguntando dudas sobre la ruta que estoy empezando a preparar!

    1. Luis de Yrissarri dice

      Siii… jajaja lo del ojo fue terrible, menos mal que me duró poco y que al día siguiente tuve que meterme en el mostrador de una farmacia para escribir lo que necesitaba con el google translate :p hehehe, Patri, cualquier cosa me avisas!!! Tenemos muchas cositas sobre el transiberiano, así que sin vergüenza ninguna ya sabes! Besiiitos!!! Gracias por pasarte por mi rinconcito! 😉